viernes, 17 de abril de 2009

Anécdota Cervecera.

Hola, hoy les voy a contar una historia que encontré en un blog amigo www.etiquetasdecerveza.blogspot.com, un blog bastante fácil de leer y que enfoca la cultura cervecera desde otro prisma...el diseño de las etiquetas de las botellas. Muestra una foto con la etiqueta en cuestión y luego hace una mención al tipo de cerveza...es bastante interesante ya que uno allí puede encontrar diseños bastante originales y bonitos, hay diseños clásicos como unos muy elaborados... Y es justamente en este blog, donde encontré una anécdota interesante sobre todo el final que tiene…la verdad es que no lo había ni leído ni escuchado antes, y eso que en torno a la cerveza hay millones de cuentos…en fin… los permisos están pedidos para reproducir esta anécdota en mi blog, le hice algunos cambios, lógicamente, no te la puedes llevar pela’ (un simple copia y pega ufff)…por ejemplo, algunos nombres de cervezas fueron cambiados, solo para adecuarla un poco, pero la esencia esta allí…nuevamente gracias a FIVIXX, (el dueño del blog), por la buena onda, esta es la historia…ojo con el final, y que la disfruten:


Érase una vez: “…En Ámsterdam se realiza la convención mundial de productores comerciales de cerveza, a la que asisten los presidentes de las más prestigiosas compañías cerveceras del mundo. Concluida la convención, todos los presidentes se reúnen a festejar el éxito del evento, para lo cual se encuentran en la cafetería del hotel donde ha tenido lugar la celebración. Una vez allí, no consiguen ponerse de acuerdo en qué pedir.

Para romper el hielo, el presidente de Anheuser-Busch llama a la camarera más cercana y le dice:- "Una Budweiser, por favor".

Llega el turno entonces del presidente de Heineken, quien dice:- "Para mí, una Heineken, si fuera tan amable".

A continuación, pide el presidente de Miller:- "Me gustaría tomar una Miller".

Y el de Quilmes:- "Traéme una Quilmes, por favor".

Y así siguieron todos los presidentes de las compañías, pidiendo la cerveza que ellos mismos producían. El último en pedir fue un director de Guinness, quien dijo:- "Quisiera un vaso con agua, por favor". Sorprendidos, los demás presidentes le preguntan el porqué de tan extraña decisión, a lo que el responde:-

"Si ustedes no van a tomar cerveza...pues yo tampoco".

Declaro que no siento mayor preferencias por la cerveza Guinness, ni tampoco por alguna otra nombrada acá, es solo para entender la anécdota.
Bueno será hasta la próxima, que estén bien.

Nos vemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario